Pages Menu
Categories Menu

Posted by on sep 18, 2012 | 0 comments

El marco de la jornada 4

Otra jornada más que pasa. Otra semana donde algunos están celebrando su gran arranque liguero, como es el caso del Málaga, del Sevilla, del Mallorca o el Atlético, y siempre el Barça, mientras que otros, Mou en concreto, anda lamentando su “falta de equipo”. Este Madrid no termina de carburar en los primeros compases de la Liga, pero el fútbol tiene esa maravilla de que, a los pocos días, los blancos pueden resarcirse, eso sí, en la madre de todas las competiciones: la Champions League.

Terminó la cuarta fecha del calendario con un Valladolid – Betis muy igualado que resolvió para los verdiblancos Rubén Castro. Una victoria que les permite no alejarse mucho de la zona noble de la tabla cerrada por un Rayo Vallecano que tiró de casta en el Calderón para maquillar un partido al que salieron muy tarde. En el Atleti volvió a marcar Falcao, que sale a gol por partido en lo que llevamos de Liga. También se reencontró con el gol Tomer Hemed, delantero del Mallorca, en su choque en casa de Osasuna. Un conjunto, el navarro, que sumó su primer punto de la temporada, al igual que el Espanyol en su estadio ante el Athletic. El encuentro con más goles de la jornada (3-3) donde hubo un protagonista absoluto: Longo. El italiano marcó, otra vez, para los suyos y al rato fue expulsado. El club perico ya ha informado de que presentará alegaciones -lógico, es el jugador más en forma de la plantilla-. Los seguidores de Granada y Zaragoza no andarán muy contentos. Los primeros consiguieron un punto casi al final, gracias a Floro Flores, mientras que Manolo Jiménez no termina de dar con la tecla en el equipo maño, sobre todo en el aspecto ofensivo: sólo dos goles a favor. Los mismos tantos que los de Anquela (18º) y Osasuna (colista). Queda claro que quien no acierte de cara a la portería contraria sufre el riesgo de empezar a sufrir antes de tiempo.

Esta jornada también sirvió para que el Valencia despertara. Recibía la visita del Celta y ganó, aunque no sin intriga, gracias a una genialidad de Cissokho desde la frontal del área en forma de cabezazo. Además, en Málaga continúan de fiesta gracias a su equipo. Los de Pellegrini están invictos en estos cuatro partidos y son los únicos capaces de seguir la estela del inmaculado Barça. Y eso que Tito Vilanova dio descanso en Getafe a la mayoría de pesos pesados del equipo. Messi, que salió desde el banquillo, hizo dos goles. Eso sí, Luis García tiene que mirar muy bien esa defensa -sin quitar mérito al gran nivel que mostraron los blaugranas-. Algo parecido hizo Míchel en el Pizjuán. Arengo con fuerza a los suyos y el Sevilla pareció el de antaño: con mordiente, presionando al rival, en sinergia con su afición y, sobre todo, con un Jesús Navas tirando de los suyos en cada internada por el costado. Marcó Trochowski en una jugada de estrategia y ahondó en la herida madridista de los balones parados. Mou tiene que hacérselo mirar a los suyos.

>Me gustó: La vuelta de Llorente a la competición. Además, el delantero riojano resultó fundamental, con un gol, para que los suyos sacaran un punto de Cornellà.

>Esperaba más: Del ataque del Madrid. Llegaban tras una semana donde se habló más de “temas del corazón”, como dijo Mou en la rueda de prensa previa, que del fútbol. No inquietaron la portería de Palop, salvo disparo de Modric al palo y una ocasión de Ramos.

>Ojo a: este Málaga. Pellegrini parece tener la receta de la felicidad eterna en La Rosaleda y, de momento, todo son días de vino y rosas en la costa del sol. Los fichajes, especialmente Saviola, no pudo tener un mejor debut: gol, asistencia y ovación.

>Sin suerte: El Espanyol. Los de Pochettino lo hacen todo bien… Durante buena parte del partido. Les cuesta cerrar los encuentros y terminan pagándolo  muy caro.

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrBuffer this pageDigg thisEmail this to someone

Post a Reply